SE PRESENTÓ EN EL INSTITUTO JEREZANO DE CULTURA EL LIBRO “CUENTOS DE FEBRERO EN MARZO” DEL AUTOR JEREZANO ANDRÉS BRICEÑO

En el marco de las actividades culturales que promueve el Ayuntamiento encabezado por el doctor José Humberto Salazar Contreras, el escritor jerezano Andrés Briceño Hernández realizó la presentación en Jerez de su libro “Cuentos de Febrero en Marzo”, trabajo ganador del concurso literario convocado por el Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) en el año 2020.

Se trata de un pequeño ejemplar que consta de cinco narraciones, en las que el autor recobra la memoria de personajes que en algún momento le compartieron historias y vivencias, tanto en la ciudad como en la comunidad de Sarabia, algunos de ellos están basados en narraciones hechas por su abuelo o relatos que aun le hace su madre.

Durante el evento respaldado por el Instituto Jerezano de cultura (IJC), Briceño Hernández señaló que sus cuentos intentan ilustrar lo que puede suceder en un lugar tan común como la comunidad de origen de sus antepasados, pero que también puede situarse en el Barrio de San Pedro, en la calle Tres Cruces o en la Plazuela.

Explicó que lo que intenta mostrar, es la provincia que hasta hace poco vivimos, pero sin caer en estereotipos de algunos textos, películas o programas en los que, por ejemplo, los personajes del campo son tratados como ignorantes o inocentes, porque, dijo, todas las personas en el lugar donde viven tienen una carga cultural emotiva, de su propia historia, llena de tragedias, de gusto de ambiciones que son muy valiosas y de donde salen muchas historias.

En sus comentarios Zoar Román destacó que Briceño Hernández retrata la realidad, son cuentos reales y de una manera muy fluida, que atrapan a los lectores nuevos y también a los tradicionales; con un lenguaje bastante coloquial; cuentos bien pensados, bien estructurados, que además dan para reflexionar y con buenos finales.

Por su parte, Itzel Cabrera encontró en “Cuentos de Febrero en Marzo”, una sensibilidad artística que considera no sólo un relato escrito, sino también visual y sonoro, cuyo título sugiere un cambio de tiempo, un cambio de clima, un cambio de espacio. Desde su percepción, la música se manifiesta en todos lados, en el sonido, en el silencio y en la combinación de ambos; “la polifonía de las voces de los personajes y el constante ritmo, que es la medida perfecta para ofrecer este relato, que si no es propiamente musical, tiene la posibilidad de apreciarse de esa manera”, señaló.

El también escritor y analista de literatura Adrián Franco tuvo a su cargo la moderación del evento, y junto con las comentaristas y el autor, coincidieron en la necesidad de impulsar la creación institucional de talleres literarios.