RESUELVEN DE FONDO EL PROBLEMA DE INUNDACIÓN EN EL PASO A DESNIVEL BAJO EL PUENTE DEL RÍO GRANDE

  • Durante años una gran cantidad de vehículos sufrieron las consecuencias por la falta de atención al problema que ya quedó solucionado

Jerez, Zac. El alcalde José Humberto Salazar Contreras realizó la reapertura del paso a desnivel en el Puente del Río Grande, luego de la rehabilitación que de manera conjunta realizaron la Dirección de Obras y Servicios Públicos y el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Jerez (SIMAPAJ), con lo que se dio solución a una añeja problemática que, al paso de los últimos años, afectó a varios vehículos y personas.

El evento se realizó en presencia de los directores de ambas dependencias, Alfredo Marín Luna y Marco Antonio Valenzuela Esquivel, así como el director de Seguridad Pública José Fiófilo Meraz Macías, el delegado de Seguridad Vial Jesús González González y el responsable de servicios públicos Miguel Valdez Félix.

Al abrir de manera oficial esta vía, el alcalde recordó la problemática que se generaba en tiempo de lluvias y provocaba que algunos vehículos quedaran varados y sufrieran daños, por lo que, al asumir las riendas del municipio, se consideró la necesidad de una solución de fondo, por lo que reconoció la iniciativa y el ingenio de las direcciones involucradas, para resolver de forma definitiva el problema.

El director de Obras Públicas detalló que se colocaron 72 metros lineales de una red de drenaje de 12 pulgas, que incluye un cárcamo para desazolve, con el objeto de que se realice la limpieza en caso de acumulación de tierra; igualmente se repusieron 30 metros cuadrados de adocreto y 50 metros cúbicos de tepetate con el objeto de subir medio metro el nivel de la superficie, así como la reposición de 15 metros lineales de banqueta y guarnición, además de pintura y nueva iluminación del sector.

El proyecto se dio en respuesta a la demanda de la ciudadanía, pues cada año se tenía el problema a consecuencia de que la alcantarilla y tubería anterior estaban completamente saturadas y el agua no tenía ninguna salida, lo que prevaleció por más de una década y ahora ha quedado resuelto.