Ferias

Eloy Cavazos corta rabo en La Jerezana

Resurgió el cavacismo en los tendidos

… Y de repente resurgió el cavacismo en los tendidos; el pequeño gigante bordaba el toreo y el público acompañaba cada muletazo con fuertes olés; al ritmo del Corrido de Monterrey, parecía que toroytorero, danzaban a un mismo compás.

Faena  derechista pero que caló hondo entre la concurrencia, culminando con una estocada fulminante, situación que hizo salir al instante los pañuelos blancos, no muchos , pero suficientes para que el juez determinara otorgar no solo las orejas sino también el rabo.
De esta manera el regiomontano se convirtió en el triunfador del primer festejo oficial de feria, aunque correspondeal segundo del miniserial que esta ocasiónse compone de tres tardes.

Un evento en el que cuatro de los seis diestros salieron con premio en mano; orejas y rabo para Cavazos, dos orejas para el español Juan Ortega y el aguascalentense Fermín Espinoza Armillita IV, quienes se sacaron la espina de la semana anterior y cortaron dos apéndices cada uno, mientras que el aspirante a matador de toros José MaríaPastor se adjudicó una más.

Los veteranos Giovani Aloi y David Bonilla mostraro voluntad y por momentos lucimiento en las suertes, uno con el caballo y el otro con la muleta, conectando con el público pero ambos  tuvieron que culminar la faena mediante descabello, perdiendo la posibilidad de premios.

Eloy mostró experiencia, capacidad, recursos y por momentos habilidad para quitarse las amenazas del astado que lo buscó al menos en un par de ocasiones. El regiomontano paseó sus orejas y rabo acompañado del ganadero y el empresario.

Juan Ortega que una semana antes había arrancado los mejores destellos de una mala tarde en lo general, esta vez parecía tampoco tener enemigo a modo, un toro que se quedaba a la mitad del viaje pero que fue metiendo en la muleta hasta sacarle pases que calaron en el tendido.

De igual forma, el nieto de don Fermín Espinoza e hijo de Fermín, tuvo posibilidad de mostrar las cualidades que comienzan a darle cartel, tomándole la distancia a un toro que de iniciopasaba de largo, pero al que finalmente sometió y le pudo cortar dos orejas.

El hijo de César Pastor fue el menos favorecido en el sorteo con un toro que se dejó hacer muy poco y al que le cortó una apéndice, más por la rapidez con que dobló que por la efectividad de la media estocada.

El sevillano Juan Ortega regaló un toro que tampoco ofreció muchas embestidas, aunque fue de menos a más, sin embargo el pinchazo descabello, acabaron con la posibilidad de cerrar como deseaba.

Noticias

Un desarrollo de Impacto Studio / Versión del sitio 4.0

Arriba