Jerez

Elabora tu plan familiar de Protección Civil

Elabora tu plan familiar de Protección Civil

La población jerezana, cuenta incondicionalmente con los servicios que la unidad municipal de Protección Civil y Bomberos brinda para su bienestar y atención en emergencias, sin embargo es importante que en cada hogar y familia se tomen medidas preventivas para evitar situaciones que pongan en riesgo sus vidas.

La seguridad empieza por la casa y ante ello el gobierno jerezano invita a la ciudadanía a elaborar un Plan Familiar de Protección Civil, tomando en cuenta que los riesgos provocados por fenómenos naturales o por el hombre se pueden evitar, si cada una de las personas adoptan medidas y actitudes preventivas, además de que en las emergencias sobreviven no sólo los más fuertes sino también los más preparados.

Un Plan Familiar de protección Civil (PFPC) sirve para saber cómo actuar antes, durante y después de posibles desastres, adaptándolo a cualquier tipo de emergencia y necesidades específicas de cada familia, según la cantidad de personas que la integran, y a las características propias de cada lugar en el que se habite.

La elaboración de un PFPC es muy útil, y para realizarlo adecuadamente se aconseja hacerlo con anticipación y practicarlo al menos tres veces al año, siguiendo cuatro pasos principales tales como Detectar y reducir riesgos, Diseñar rutas de evacuación, Tomar la mejor decisión y Realizar simulacros.

El primer paso consiste en revisar el estado de construcción de las viviendas, el mantenimiento de las instalaciones de agua, gas y luz, así como el mobiliario, atornillando o sujetando aquellos muebles que puedan llegar a caerse, además de revisar los peligros que puedan presentarse en los alrededores, sobre todo si se está cercano a trasformadores de energía, laderas o ríos.

El siguiente paso es diseñar rutas de evacuación y salidas más seguras y próximas, por medio de un croquis sencillo de la casa y sus alrededores, en el que se anoten observaciones sobre los posibles riesgos, incluyendo las recomendaciones para reducirlos, ya sea con respecto a sustancias inflamables o identificación de objetos que puedan ser obstáculo en dichas rutas, siendo elemental medir el tiempo que se necesita para llegar a los sitios seguros.

El tercer paso se refiere a estar preparados para tomar las decisiones más adecuadas a fin de afrontar desastres según las posibles circunstancias, ya se trate de estar expuestos a inundaciones, ciclones tropicales, deslizamiento de laderas, incendios o sismos.

Y el cuarto paso requiere de realizar simulacros, después de los cuales la familia debe analizar y evaluar las etapas que considere incorrectas y corregirlas, para perfeccionarlo y quedar convencidos de los que se ha de hacer en una situación real; la participación de los niños, personas con capacidades diferentes y adultos mayores es muy importante.

Arriba